21 noviembre 2014

Estoy triste

Tenia semanas que no escribía nada en mi blog, lo tengo abandonado. No es que haya sido un insensible por lo que esta ocurriendo en nuestro entorno, simplemente me eh sentido muy triste, desilusionado, preocupado.

Permitanme comenzar a explicar mi sentir, nací a finales de los 70; mi conciencia inició en los 80 y aquellas historias del PRI o del gobierno que teníamos se me hacían cosa del pasado, como de salida, que pese a que estaban sucediendo, las cosas cambiarían paulatinamente.

Y así las cosas, hasta aquel año 2000, donde un ranchero proveniente de la iniciativa privada nos daba ilusiones y esperanzas al por mayor, Don Chente Fox, muchos anhelos llegarían, recuerdo que me lance a la celebración colectiva, ya que la era del PRI parecía terminar. Recuerdo que en ese momento al votar por FOX ponía realmente muchas de mis añoranzas en ese voto.

Llego FOX y el PAN a la silla grande, nos llenaba de orgullo que al fin nos poníamos de acuerdo para algo que no era una catrástofe (1985), estabamos hartos y convencidos de sacar al partido oficial del poder, ilusamente pensando que todos los mecanismos oscuros terminarían, vendrían tiempos mejores al fin, pensabamos todos.

Después de la ilusión rota con el chente, después de que el voto democrático se gastaba como un chiste muy mal contado, llegaba de forma muy extraña Calderón, que pese a su ingreso extraño, siento que su que error grave fue destapar esa piedra llamada guerra vs el narco . La economía pese a la recesión mundial soportó muchas cosas, muchas cosas funcionaban, pero lamentablemente no dimensionaron lo que se enfrentaban exponiendo a la población civil.

Recientemente pues ya sabemos quien y de que forma llego nuestro actual preciso, el país regreso a eso que juramos que no volveríamos a permitir, pero nuestra memoria a corto plazo, nuestra apatía generacional (la X), y nuestro modo conchudo de hacer las cosas, la cual es la que permite o provoca que hagamos las cosas mal, que permitamos actitudes tardías y gandallas. Pues de nuevo el poder eterno regreso a su formato tradicional, con todo y sus mañas.

Eso me tiene muy triste, ayer no fui a marchar, solo seguí la cobertura en vivo (w radio, twitter), el entrenamiento que llevo me deja agotado (literal), pero ese es otro tema, no diré el comentario hipócrita de que estoy con ustedes twitteando desde casa, no quise por que no fui participante activo del movimiento. Estoy triste por el panorama que nos espera, yo creo que estamos en la punta del iceberg, me preocupa, temo lo peor al salir a las calles, al intentar mejorar como individuo, me tiene triste el escenario, me tiene muy enojado, de esa rabia que hasta un cielito lindo me genera un sentimiento de unión con dolor y no por que se cante en los mundiales o justas deportivas es de lo poco que queda de sentirnos mexicanos con sentimiento de nación. Ayer opté en ver el documental aquel del Olallo de Molotov, para que no se me olvide que esto se esta cayendo a pedazos, el país se le fue de las manos al del copete, eso repercute no solo en imagen, también en los inversionistas extranjeros.

Somos unos dejados, yo si creo que tenemos el gobierno que nos merecemos, por apáticos (me incluyo por su puesto), pero sobre todo por el tipo de individuos que somos, es mas vean un día normal, de levantarse temprano e ir a trabajar, solo observe ese tramo de su vida. Intentar subirse al transporte público, entrar a un carril en el tráfico, vea que clase de sociedad nos convertimos, simplemente para llegar a "godinear" a gusto, empujones, laminazos, actitudes de poca convivencia urbana. Si no podemos ni siquiera con eso, es normal que tengamos un gobierno corrupto, por que NOSOTROS LOS SOMOS (generalizo), somos corruptos por naturaleza o en un porcentaje, el famoso "andele", "nomás tantito", "por esta vez", "lo juro", esas expresiones suceden. A lo que voy es el "deme chance" no ayuda a nuestro México, el hacernos responsables de nuestras fallas o apatías sociales será un buen inicio que en consecuencia nos beneficiará no como individuos, si no como sociedad. Al manifestarnos, no caigamos en su juego, el quemar cosas, el caer en provocaciones solo generará más costos a nuestra sociedad que paga impuestos, y desvirtuará el movimiento.

Hoy se llama Ayotzinapa, pero fue el ABC, Acteal, entre otros, lamentablemente cuando empecemos a olvidarnos del tema, bajará la lucha o inconformidad social, yo tengo la esperanza de que cambiemos, la sociedad civil cambie para bien, no esperemos que alla arriba sucedan los cambios, si no que nosotros como individuos, cambiemos la idea (que cito a El Juan, por magnifica idea) que más o menos va así: "el día que los esfuerzos individuales pasen a ser colectivos..."; esa idea me tiene rodando la cabeza por semanas, al menos desde que la posteo Juan, el cambio tiene que se en conjunto, un circulo virtuoso.

Finalmente a titulo personal mi cambio, lo que puedo hacer va desde mi persona, el ser empático con las marchas, el no estorbar los movimiento,  por fortuna estoy en una ONG que quizá no hacemos marchas, pero ayudamos a los estudiantes a contemplar que si pueden tener un futuro, partiendo de su esfuerzo individual, que retribuya a la sociedad que tanto lo necesita, ese es el cambio de raíz que lo logrará, díganme soñador pero insisto que la lograremos algún día esos cambios, alguien verá ese nuevo mundo, espero verlo en vida.

Por mi, por mi familia, por mi comunidad, por mi país

2 comentarios:

  1. Yo también recuerdo ese año 2000... pudimos ver la luz al final del túnel, se suponía que todo iba a cambiar... y confieso que en el 2012 lloré cuando anunciaron al ganador de la elección, sentí como si todas las esperanzas que tuvimos con Fox quedaban enterradas una vez más, y ahora, por primera vez, he dicho que México tal vez no tiene solución, y exactamente por lo que dices, es una absoluta barbarie allá afuera, un total egoísmo, corrupción por todas partes y hasta en las cosas más insignificantes, lo que sólo refleja que ya se está volviendo la forma de ser del mexicano... también estoy triste tocayo, y frustrada y enojada, como si esa luz al final del túnel se estuviera apagando poco a poco.

    ResponderEliminar
  2. Carlos y Carla, Carloses :)

    Yo nací en los tiempos de Díaz Órdaz y a la edad de 5 años pude percibir lo que la sociedad sentía en el 68. después fui testigo en el 72 del ejercito tomando las calles y reprimiendo a su propio pueblo. Nunca creí en la alternancia, ya que para el 2000 habia aprendido que el poder corrompe y en esencia nada ha cambiado. Desde que recuerdo hemos sido gobernados por personajes corruptos que anteponen sus intereses al bienestar común, haciendo del concepto "servidor publico" una broma macabra.
    Lo que estamos viviendo ahora es una escalada que se remonta a los 90's: los abrumadores números de asesinatos y desaparecidos, el incremento de la violencia, la perdida de poder adquisitivo y en general la degradación social que estamos viviendo, no aparecieron espontáneamente, se vinieron gestando y creciendo al menos desde los últimos 4 sexenios: PRI-PAN-PAN y ahora de nuevo PRI.
    Es como un juego de Jenga ¿saben? y le toco de mala suerte al estúpido presidente que tenemos hoy lidiar con la torre que se esta cayendo.
    A final de cuentas, en lo personal, pienso que no debo olvidar que todo tiene su historia, porque el impacto mediatico y el manejo de intereses ocultos, de repente nos hacen pensar que lo que esta sucediendo ahora, es un efecto aislado, no relacionado de forma histórica con una sociedad egoísta y adormecida incapaz de actuar y promover el cambio ante el mal gobierno

    ResponderEliminar

sambo escucha!